Fernando Tricas

Profesor de informática, bloguero

05 de febrero de 2014

Actualización (6 de febrero de 2014): Fernando ha actualizado en su blog algunas de las cosas que decía en esta entrevista.

Como el mundo es imperfecto, desde que hicimos la entrevista hubo algún cambio: el viejo Galaxy Ace ha sido jubilado y mi teléfono principal ha pasado a ser un Motorola Moto G que reúne algunas de las características que decía al final de aquel comentario: precio y tamaño contenido y una duración de batería que me permite pasar el día sin preocuparme demasiado de cómo lo utilizo. En mensajería instantánea (no) uso el BBM (de hecho, perdí la clave y no he conseguido recuperarla) y estoy (no) probando Telegram, la nueva estrella emergente en el mundo de la mensajería.

¿Quién eres y a qué te dedicas?

Soy Fernando Tricas García, profesor de Informática de la Universidad de Zaragoza. Abrí un blog en el año 2002 y puedo decir que gracias a eso he conocido a un montón de gente interesante y he aprendido muchas cosas. Soy usuario de software libre siempre que puedo.

¿Qué hardware utilizas?

En el trabajo utilizo el ordenador “estándar” que eligieron nuestros técnicos en su momento: es un HP de sobremesa sin ninguna característica especial, que utilizo para ofimática y hacer algunos programas y ejecutarlos. El monitor es un Acer AL2216W sencillito de 22 pulgadas. Además, tengo un portátil Toshiba Portégé R830 que elegí en su momento por ser ligero pero potente y con una batería que da para una mañana de trabajo no muy intenso. Tiene 8Gb de RAM y un disco SSD. La pantalla es de 13 pulgadas. A veces utilizo un viejo Acer Aspire One al que le tuve que cambiar la batería y que puedo llevar a cualquier sitio por su poco peso, la autonomía de su batería y su robustez (y el poco riesgo económico que supondría perderlo o romperlo).

En el apartado de ordenadores, mi último juguete es una Raspberry Pi, con la que ando haciendo pruebas de interacción entre el mundo real (sensores, cámara, circuitos…) y el mundo informático de los programas. Podría decir que me ha devuelto a los tiempos en los que yo empezaba en el mundo de la informática.

Tengo un teléfono Samsung Galaxy SII I9100 y sigo manteniendo en uso un Samsung Galaxy Ace S5830 como teléfono secundario y reproductor de mp3 y un Nokia 5800 que aún utilizo a veces por su GPS y como reproductor de MP3. Con todos ellos hago fotografías, claro. Para escuchar podcasts utilizo unos auriculares Philips SHQ1000 que compré porque estaba harto de gastar auriculares normales (no deportivos) que no me duraban nada. También tengo unos Sennheiser de gama media que utilizo a veces para escuchar música.

Por cierto, en el apartado musical es en el que peor estoy: tengo una minicadena baratilla de Samsung. No tengo muy claro el modelo (¡Vaya! ¡Me estoy dando cuenta de que soy un cliente de la marca!) y creo que debería tener algo mejor, pero tampoco estoy seguro de que le sacara partido.

Mi cámara de fotos es una Canon EOS 450D combinada con un objetivo TAMRON SP 28-75/2.8 que compré para superar la frustración de no poder hacer algunas fotos por la poca luminosidad del que trae de serie.

Finalmente, tengo un Kindle Keyboard 3G que llevo casi a todas partes, aunque sigo leyendo bastante en papel.

¿Y qué software?

Como sistema operativo tengo instalado Ubuntu (siempre en su última versión) en los ordenadores en los que puedo controlar el sistema que se utiliza. En el Aspire lo que hay es Lubuntu por las limitaciones del hardware. Conviven con alguna versión de Windows (la que me ponen en cada momento, sin darle muchas vueltas) que arranco en caso de alguna necesidad muy concreta; últimamente incluso virtualizado con VirtualBox para abrirlo, hacer algo y salir.

En los móviles de Samsung tengo distintas versiones de CyanogenMod a las que llegué después de ponerles el sistema que proporcionaba el fabricante (para evitar los añadidos de las operadoras) y observar como el fabricante también añade algunos programas que no podía desinstalar pero no quería tener.

Para la mayoría de las cuestiones de ofimática trato de apañarme con herramientas bastante básicas: vim como editor y LaTeX como sistema de composición de textos siempre que puedo; incluso para las presentaciones (con Beamer). Todo ello a través de la terminal (actualmente gnome-terminal, pero no tengo manías).

Cuando tengo que hacer un programa sencillito para resolver algún problema rápido trato de apañarme con Python o, si puedo, con herramientas incluso más sencillas: sed, awk, shell, (bash, zsh, ksh… [según el ordenador]).

Ocasionalmente me toca utilizar LibreOffice, Google Docs y a veces no puedo escaparme de utilizar el Office. Me siento igual de poco confortable con todos ellos.

Gestiono el correo del trabajo con Claws-mail y Evolution (y estoy dándole una oportunidad a Geary). Soy partidario de utilizar más de uno, porque siempre hay cosillas en momentos concretos que unos hacen mejor que otros y también por ir conociendo alternativas y posiblidades. Desde el teléfono móvil utilizo K-9 Mail. Y uno de texto, Alpine, que me ha sacado de más de un apuro desde que decidí pasarme a los clientes gráficos hace un año y pico. Mi correo personal lo gestiono con GMail (tengo varias cuentas para registrarme a servicios de mayor o menor fiablidad y esas cuestiones). Para no correr riesgos con Google (la dirección que te dan es de ellos, no tuya), dispongo de un dominio propio y Google Apps : de esta forma, si en algún momento esa solución se volviera inconveniente para mi, podría migrar a otro servicio sin que mis contactos lo notaran demasiado.

También utilizo el dominio como concentrador de mi presencia en la red utlizando PubwichFork.

Creo que me costaría mucho más prescindir del calendario de Google, aunque me da la impresión que no le prestan la atención que deberían. Relacionado con eso, utilizo bastante Doodle, que es un servicio que me permite quedar con otras personas para reunirnos sin tener que intercambiar un montón de correos.

Como navegador, utilizo Firefox y, para algunas cosas, Chromium. Ocasionalmente, Konqueror y otros.

Para el Kindle, utilizo mucho (me parece una característica esencial del aparato) la posiblilidad de enviarle documentos por correo electrónico, que es algo que voy haciendo a lo largo del día para tenerlos disponibles cuando tengo un rato para leer.

En general, trato de utilizar herramientas de software libre.

En cuanto a servicios, los que más me gusta utilizar serían Flickr, twitter, Facebook, Instagram y Tumblr. Y sigo utilizando IRC. También tengo presencia en LinkedIn (me parece muy interesante cómo se están transformando de un sitio centrado en las relaciones laborales a algo más centrado en el conocimiento y la información). Utlilizo bastantes servicios más, pero no con tanta frecuencia. Últimamente le estoy dedicando bastante atención a GitHub y otros sitios similares relacionados con compartir código y socializar alrededor de ello. Utilizo varios servicios de almacenamiento en la nube: Dropbox, Ubuntu One, Google Drive, pero no termino de sentirme confortable con mis datos por allí (aunque la realidad se empeña en demostrarme una y otra vez que esos servicios son más robustos que los “caseros”).

Finalmente, en el móvil utilizo, además de K-9 mail, las de Google y las oficiales de los servicios que he comentado hace un momento un par que vale la pena comentar: para Twitter utilizo Twicca y para escuchar música MixZing. Gestiono mis contraseñas con KeePassDroid. Irssi ConnectBot me ha sacado de algún apuro cuando estaba por ahí y he necesitado acceder a alguno de mis ordenadores. Cuando voy al cine, me gusta echarle un ojo a IMDb, hacer el check-in con Miso y a veces me entero de lo que hay en la tele con el app de SincroguíaTV. Si tengo un rato al final del día, me gusta echarle un ojo a las fotografías publicadas por amigos y conocidos en redes sociales con el app de Pixable. Y los únicos juegos que tengo son Apalabrados y algún solitario.

No me gusta hablar por teléfono, ni la mensajería instantánea, aunque ambas cosas me tocan de vez en cuando.

¿Cuál sería tu equipo de ensueño?

En sobremesa me gustaría tener algo más de RAM de la que tengo actualmente, pero no soy muy exigente en cuanto a hardware (aunque lo mismo dije cuando estaba comprando el portátil y al final me hice con uno bastante potente). En portátil está claro: menos peso y más duración de la batería me vendrían bien, pero no me puedo quejar del equipo que tengo.

Sobre móviles sí que tengo una queja: para tenerlos con buenas prestaciones (y buena batería), hay que comprarlos demasiado grandes. Me gustaría un teléfono algo más pequeño que el SII, con un buen procesador y buenas especificaciones, buena calidad de pantalla y, sobre todo, buena batería. También me gustaría poder hacer como con mis ordenadores: instalarle un sistema operativo de mi elección y mucho más abierto que los actuales. En ese sentido, miramos con interés proyectos como Tizen, Firefox OS, Ubuntu y muchos otros: la diversidad proporciona salud al ecosistema informático.